Centro Médico - Quirúrgico de Enfermedades Digestivas

+34 91 562 02 90

C/ Oquendo 23, Madrid

Noticias

Actualidad en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato digestivo, recomendaciones de nuestros expertos para mantener una mejor salud, apariciones de nuestros profesionales médicos en los medios de comunicación y nuestro canal online con noticias y consejos sobre gastroenterología.

Noticias

¿De qué está compuesta la dieta blanda?

¿De qué está compuesta la dieta blanda?

Madrid 05/06/2013

La dieta blanda es la que se recomienda después de un periodo de ayunas por enfermedad grave o cirugía digestiva, una gastritis, un cólico, una úlcera, episodios de diarrea o vómitos, un virus intestinal a los que son tan propensos los niños y, en definitiva, tras cualquier patología leve del aparato digestivo, incluso las que no requieren de atención médica.

El objetivo de la dieta blanda es que sea fácil de digerir y que no estimule la secreción gástrica. Se caracteriza por:

  1. No contiene irritantes, picantes o condimentos en exceso.
  2. Es moderada en grasas.
  3. Se deben emplear formas sencillas de preparación de los alimentos (cocción, asados a la parilla, hervidos).
  4. Hay que evitar los alimentos fritos o muy salados y las salsas, ya que pueden causar molestias. 

En otras palabras, es una dieta que siendo completa, le da al aparato digestivo el mínimo trabajo posible, ayudando a éste en su recuperación.

Algunos ejemplos de alimentos que incluye y excluye la dieta blanda son:

  • Cereales y féculas: los cereales se tomarán refinados en forma de pasta, pan blanco, tostado o seco (biscotes), arroz blanco cocido, papillas de cereales y galletas maría. También patatas hervidas, al vapor o en puré. Se evitarán los cereales integrales y la bollería, así como el arroz guisado.

  • Carnes y pescados: se tomarán carnes de pollo, pavo y ternera en cocciones ligeras como a la plancha, el hervido o al horno. También fiambres magros como el jamón de york. En cuanto al pescado, se tomará pescado blanco con las mismas recomendaciones de cocción. Se evitarán las carnes rojas, fibrosas o magras y los embutidos o ahumados. También los pescados azules, los mariscos y las conservas.

  • Huevos: se pueden tomar pasados por agua, escalfados o en tortilla francesa, aunque en pacientes más delicados se podría introducir primero la clara y después la yema por su alto contenido graso.

  • Lácteos: se tomará leche preferiblemente desnatada, yogur natural, requesón y los quesos frescos tipo Burgos. Se evitarán los quesos curados. Los postres tipo flanes o natillas es mejor evitarlos, pues contienen gran cantidad de azúcar y grasa, en el caso de que se consuman es mejor que sean caseros.

  • Verduras: se tomarán cocidas, en puré o en caldos. Se evitarán los vegetales crudos y las hortalizas formadoras de gas (brócoli, coliflor, coles, cebollas). También se evitará el tomate.

  • Frutas: se tomarán en forma de compotas o cocidas. Evitar la fruta cruda, salvo plátanos maduros y frutas no ácidas maduras.

  • Legumbres: no se tomarán enteras ni en guisos complicados, pero sí son adecuadas pequeñas cantidades de legumbres en puré y pasadas por el tamiz para eliminar la piel.

  • Grasas: suelen ser bien toleradas pequeñas cantidades de aceite de oliva, mantequilla o margarina. La primera elección será el aceite de oliva.

  • Bebidas: evitar el café, el alcohol, los zumos ácidos (cítricos, piña), los refrescos gaseosos, las bebidas carbonatadas y el té. Se optará por el agua, la leche desnatada, las infusiones a excepción del té y los zumos como el de melocotón.

Además, se deben evitar los siguientes alimentos: 

- El chocolate y los dulces.

- Las frituras en general.

- Las salsas (ya que suelen estar preparadas con especias o con gran cantidad de aceite)

- Los snacks (patatas fritas, cortezas, etc.)

- El picante, ya que estimula la secreción gástrica

- Los encurtidos (pepinillos, aceitunas, cebollitas, etc)

- Los alimentos muy azucarados o muy especiados.

- El tabaco.

Es muy importante masticar bien y comer despacio para facilitar al máximo la digestión, así también evitaremos tragar aire y de paso los molestos gases. Se procurará reposar un rato tras las comidas. La dieta blanda puede mantenerse de dos a tres días para después, poco a poco, ir introduciendo alimentos hacía una dieta normal.

Si pasados estos días, las molestias persisten o no hay buena tolerancia, es imprescindible acudir a su médico.