Centro Médico - Quirúrgico de Enfermedades Digestivas

+34 91 562 02 90

C/ Oquendo 23, Madrid

Noticias

Actualidad en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato digestivo, recomendaciones de nuestros expertos para mantener una mejor salud, apariciones de nuestros profesionales médicos en los medios de comunicación y nuestro canal online con noticias y consejos sobre gastroenterología.

Noticias

Aspectos psicológicos a tener en cuenta tras una reducción de estómago

Aspectos psicológicos a tener en cuenta tras una reducción de estómago

Madrid 19/01/2015

Cuando nos enfrentamos a una reducción de estómago, además de los procesos médicos y quirúrgicos (cirugía bariátrica), es de vital importancia atender los aspectos psicológicos del paciente.  

El acompañamiento por parte de diferentes profesionales (cirujanos digestivos y bariátricos, gastroenterólogos, psicólogos y especialistas en nutrición) durante las fases que dure el proceso, garantizará el éxito a corto plazo, pero sobre todo el mantenimiento de los resultados a largo plazo.
Antes de la cirugía para la reducción de estómago, se deberá realizar una evaluación psicológica, que nos de a conocer los hábitos y estilo de vida del paciente y descartar aspectos tales como depresión, adicciones o trastornos de conducta alimentaria. También será importante valorar la  motivación y autoestima que faciliten la adhesión al tratamiento, así como el soporte social y familiar, que obtendrá durante el proceso.
Es necesario que el paciente aprenda a modificar sus hábitos de vida, mediante cambios conductuales tanto en su modo de alimentarse, como en sus rutinas diarias (actividad física, modo de vida, estrés laboral...) y cambios cognitivos, ayudándole a identificar la emociones y estados anímicos como causa-efecto de su relación con la comida.
El paciente sometido a reducciones de estómago (by pass gástrico o gastrectomía tubular), deberá comprometerse con el cambio profundo al que debe enfrentarse.
La cirugía de la obesidad o cirugía bariátrica no es la solución, si no el principio de un camino en el que se trabaja paso a paso y de manera totalmente individualizada para conseguir llegar a la meta esperada.
Los aspectos relacionados con la dieta son, según los estudios, los que más facilidad tiene el paciente de seguir en la fase postquirúrgica, pero los datos demuestran, que con ayuda multidisciplinar, se mejora el tiempo de mantenimiento de los cambios.
En el aspecto psicológico, es la terapia cognitiva-conductual con la que, según las estadísticas, mejores resultados se obtienen.
Durante la terapia se identifican patrones de pensamientos erróneos en relación con la comida y se aprende a diferenciar el hambre fisiológica con las ganas de comer.
La psicología, por tanto, se ocupará del cómo y porqué de los hábitos alimentarios llevados hasta ese momento para, de esta manera, introducir los cambios necesarios que mejoren la calidad de vida del paciente después de la cirugía de reducción de estómago (cirugía bariátrica).

El acompañamiento por parte de diferentes profesionales (cirujanos digestivos y bariátricos, gastroenterólogos, psicólogos y especialistas en nutrición) durante las fases que dure el proceso, garantizará el éxito a corto plazo, pero sobre todo el mantenimiento de los resultados a largo plazo.

Antes de la cirugía para la reducción de estómago, se deberá realizar una evaluación psicológica, que nos de a conocer los hábitos y estilo de vida del paciente y descartar aspectos tales como depresión, adicciones o trastornos de conducta alimentaria. También será importante valorar la  motivación y autoestima que faciliten la adhesión al tratamiento, así como el soporte social y familiar, que obtendrá durante el proceso.

Es necesario que el paciente aprenda a modificar sus hábitos de vida, mediante cambios conductuales tanto en su modo de alimentarse, como en sus rutinas diarias (actividad física, modo de vida, estrés laboral...) y cambios cognitivos, ayudándole a identificar la emociones y estados anímicos como causa-efecto de su relación con la comida.

El paciente sometido a reducciones de estómago (by pass gástrico o gastrectomía tubular), deberá comprometerse con el cambio profundo al que debe enfrentarse.La cirugía de la obesidad o cirugía bariátrica no es la solución, si no el principio de un camino en el que se trabaja paso a paso y de manera totalmente individualizada para conseguir llegar a la meta esperada.

Los aspectos relacionados con la dieta son, según los estudios, los que más facilidad tiene el paciente de seguir en la fase postquirúrgica, pero los datos demuestran, que con ayuda multidisciplinar, se mejora el tiempo de mantenimiento de los cambios.

En el aspecto psicológico, es la terapia cognitiva-conductual con la que, según las estadísticas, mejores resultados se obtienen.Durante la terapia se identifican patrones de pensamientos erróneos en relación con la comida y se aprende a diferenciar el hambre fisiológica con las ganas de comer.

La psicología, por tanto, se ocupará del cómo y porqué de los hábitos alimentarios llevados hasta ese momento para, de esta manera, introducir los cambios necesarios que mejoren la calidad de vida del paciente después de la cirugía de reducción de estómago (cirugía bariátrica).

Anabel García Iglesias, colaboradora de la Unidad de Cirugía Bariátrica y Enfermedades Metabólicas de CMED y psicóloga de la Clínica Mariscal



X