Centro Médico - Quirúrgico de Enfermedades Digestivas

+34 91 562 02 90

C/ Oquendo 23, Madrid

Pruebas Digestivas

Nuestras instalaciones están dotadas de la tecnología y los profesionales más cualificados para poder realizar las pruebas digestivas necesarias para conseguir un diagnóstico precoz y personalizado. Esta conjunción en un mismo espacio permite que todos los médicos de CMED tengan acceso a las pruebas de cada desde el ordenador de su consulta.

Gastroscopia

Gastroscopia

La gastroscopia es, junto a la colonoscopia, una de las pruebas digestivas más empleadas por sus dos vertientes, diagnóstica y terapéutica. Consiste en la introducción de un tubo por la boca del paciente que permite la visualización directa de la parte alta del tubo digestivo (esófago, estómago y duodeno).

El gastroscopio es un tubo flexible, de menos de un centímetro de diámetro y una extensión de más de un metro. Lleva incorporado una cámara que permite ver las imágenes en alta definición. El tubo también lleva incorporado un canal de trabajo a través del cual podemos pasar una gran variedad de instrumental que nos permite tomar biopsias, cauterizar vasos sangrantes, extraer de cuerpos extraños, extirpar pólipos o dilatar el esófago en enfermedades como la acalasia.

La alternativa diagnóstica sería una exploración radiológica tras ingerir un contraste baritado para obtener imágenes del tubo digestivo. Sin embargo, permitiría diagnosticar su enfermedad en menor número de casos que la endoscopia, ya que no son posibles la toma de biopsias ni la visualización de lesiones de muy pequeño tamaño. Nunca podría tratar una hemorragia, ni extirpar un pólipo. Por ello, en algunas ocasiones, incluso tras realizar un estudio radiológico, es necesario realizar una endoscopia digestiva alta.

La gastroscopia es una de las principales pruebas del diagnóstico, entre otras, de las siguientes enfermedades digestivas o síntomas:

  • Acalasia
  • Cirrosis hepática
  • Dolor abdominal
  • Disfagia o dificultad para tragar
  • Enfermedad Celíaca
  • Gastritis (agudas o crónicas)
  • Infección por Helicobacter pylori
  • Melenas (sangre oscura en heces)
  • Reflujo gastroesofágico y hernia de hiato
  • Úlceras gástricas o duodenales
  • Vómitos con sangre

La gastroscopia puede hacerse tan solo con anestesia local en la garganta, o bien con sedación. No requiere de una preparación especial como en el caso de la colonoscopia, solo precisa estar en ayunas. No debe comer ni beber nada en las 6 horas previas al examen.

La exploración suele durar unos 5 minutos, o mas tiempo si se aplica algún tratamiento.

Puede ver o descargar la preparación y el consentimiento informado para la gastroscopia desde nuestras Zona de descargas.